SOBRE DESPEDIDAS Y MUDANZAS

El cerrar ciclos siempre resulta un tanto complicado, se requiere mucha fuerza emocional para poder tomar la decisión de finalizar con una situación que en un momento nos dio mucha felicidad. (Aquí no estoy hablando de los ciclos provenientes de una situación tóxica, esos son más complicados pero no imposibles). Pensamos que este es el estado más alto de la felicidad cuando en realidad, siempre vamos cambiando de dirección hacia una nueva.

Aproximadamente hace dos meses tomé la decisión de mudarme, nuevamente tomaría mis maletas y me alejaría de mi bella Tijuana por un tiempo indefinido. Dejando atrás el reinado del spanglish y la cultura "agringada" que tanto nos identifica a los fronterizos. Quienes me conocen muy bien saben que desde hace tiempo circulaba por mi cabeza el mudarme a Guadalajara y sólo me bastó empezar a sentir mi alma alinearse para entender que era tiempo; me estaba reclamando que ya había soltado demasiado y ansiaba una próxima aventura. No sé en qué instante todo comenzó a desenvolverse, pero bien dicen que si hemos llegado a una decisión honesta uno comienza a sentir el cuerpo ligero. Aunque el cúmulo de nerviosismo invadió todo mi cuerpo entendí que no tenía nada que perder, tal vez todo el proceso que viví me estaba preparando para iniciar un nuevo capítulo. ¿Hasta este punto de la vida tenía que llegar para dar el siguiente brinco? 

Soy una persona que es catalogada como "tímidamente extrovertida" por lo que estos arranques o decisiones sorprenden a más de uno. La verdad es que recibí comentarios positivos y otros llenos de inseguridad o de incredulidad, "¿Cómo vas a dejar tu trabajo? ¿No estás huyendo? ¿Qué vas a hacer sin tus seres queridos allá? Etc. " Todas esas preguntas sé que están basadas en sus propios miedos o vivencias y en ningún momento me hizo darle otra vuelta a mi cabeza. Tan sólo me bastó ver mi sonrisa frente al espejo para confirmar que estaba en lo correcto, ahora sólo era cuestión de comunicarlo a mis supervisores y amigos en la agencia. ¡Ya se imaginarán el nerviosismo que sentí!   

Presentar mi renuncia me generó un sin fin de emociones, no sólo encontré personas muy especiales para mí sino que también, es donde mi persona vivió un sin fin de cambios; ellos eran testigos de cada sacudida y momentos de crisis de los veintitantos. Los #Bolties eran habitantes de mi "mundito", se volvieron mi otra familia, los que siempre encontraban la manera de sacarme una sonrisa y de recordarme mi propia fuerza con frases improvisadas y cómicas. Ellos no lo sabían pero escuchar "Bibi en modo guerrera o alma empoderada", hacia su magia resonando en mi cabeza. 
Desde que anuncié mi salida y comenzó la cuenta regresiva empecé a recapitular lo que viví en estos casi tres años, tanto había aprendido y pese a los ratos amargos no me llevaba más que buenos recuerdos y lecciones que aplicaría en lo que sigue en mi vida profesional. Definitivamente no era una millennial que caía en el estereotipo de no durar más de cinco años en un trabajo al contrario, había aprendido a formar mi carácter y a entender que uno debe irse moviendo y realizando los cambios que se requieran para alcanzar sus metas. Con todo y sentimientos encontrados tomé mis pertenencias y me despedí de mis compañeros antes del karaoke. Tragos amargos, el chico del Apt. 512, To my Love y otras canciones que apaciguaron el nudo en la garganta. Sé muy bien que eventualmente nos volveremos a encontrar, la industria creativa es un círculo grande pero las verdaderas amistades que se van formando se vuelven partes esenciales de tu vida. 

Si algo me llena de satisfacción es que probablemente esta sea mi última entrada del año y no puedo sentir otra cosa que no sea alegría y adrenalina. Fue un año complicado pero creo firmemente que la fuerza y la inteligencia emocional que adquirí a lo largo del camino no caerán en vano. ¡Veamos cómo le va a esta Tijuanense en las tierras Tapatías!
Con amor y para siempre 

Bibiana

2 comentarios:

  1. Espero que cuando vaya a visitarte me recibas con una gran botella de tequila, te quiero bibi ♥

    ResponderEliminar

Espero que hayas disfrutado tu lectura en © Talk and Typo
¡Gracias por tu visita!